Albondigas de Choco para todos

albondigas de chocos

Vuelvo a traeros otra receta típica de la provincia de Huelva. Un plato que podrás encontrar fácilmente en cualquier bar de la ciudad e incluso muy característico en la carta de tapas varias que ofertan en la Feria de la tapa que se celebra en la capital.

Las albóndigas de choco son muy conocidas por toda Huelva y es un manjar que no debes dejar de probar si te gusta el marisco y el calamar. El choco como ya comente cierta vez es el nombre característico al que se conoce aquí en Huelva a cierto molusco que abunda por nuestras costas parecido a lo que sería la sepia o el calamar.

De ahí el sobrenombre a los habitantes de Huelva, Onubenses, como choqueros. En cualquier bar o restaurante encontraremos chocos en diversos platos gastronómicos. Intentaré ir recopilándolos para que todo aquel que quiera pueda prepararlos desde su casa y así degustarlos tranquilamente. Pues empezaremos como siempre, con los ingredientes de esta receta.

Ingredientes

  • 1/ 2 kilo Choco
  • Pan rallado
  • 2 Huevos
  • Cebolla
  • Perejil
  • Ajo
  • 1 pastilla de caldo de pollo
  • Sal y Pimienta
  • Vino blanco
  • Agua

Preparación

Después de dejar limpio el choco, tendremos que quitarle cualquier parte dura que tenga. Lo troceamos y lo picamos en la picadora junto al ajo y el perejil, para que queden trozos muy pequeños. Hay algunas personas que les gusta trozos más grandes en las albóndigas y a otros les gusta más picadito, eso es al gusto del consumidor.

Cuando tengamos la masa del choco ya preparada la mezclaremos con los huevos batidos, pan rallado, una pizca de sal y pimienta. Y ahora es el momento de hacer las pelotillas de las albóndigas que las pasaremos por un poco de pan rallado y harina, para posteriormente freír en una sartén con aceite de oliva.

Dejaremos que se frían hasta que queden doraditas, y mientras, iremos pochando en una cazuela la cebolla junto con un diente de ajo, a lo que después le añadiremos las albóndigas.

Le añadiremos un chorreón de vino blanco, la pastilla de caldo y agua calentita hasta cubrir las albóndigas. Ahora dejaremos cocer hasta que veamos que al pincharlas estén en su punto, tiernas, para que queden jugosas.

Y ya lo que nos queda es degustarlas con mucho pan para mojar en la salsa.

Foto: Come en Casa

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomía


Comentarios (2)

  1. Adoratrices dice:

    Illo, cambia el afotillo, que vaya tela. Y desde cuándo se le pone a la albóndiga de choco caldo de pollo, cojone. Desde luego, así no me extraña que salgan albóndigas como las de la afoto. Abur.

  2. pepe dice:

    Estupenda la receta. Solo una puntualizacion: el choco es un CEFALOPODO no un molusco (vamos, que concha no tiene por ninguna parte)

Deja tu comentario