Tharsis, historia minera

Tharsis

En primer lugar, para hablar de Tharsis, deberíamos conocer el Andévalo y el municipio onubense al que pertenece, Alosno. El Andévalo es una comarca poco conocida, de sudores y alegrías, de minas olvidadas y fandangos, de vías de ferrocarril y pueblos blancos. Un paisaje de cumbres y barrancos, que se reinventa en una llanura accidentada.

La huella de la explotación minera se concreta en estaciones de tren, malacates, casas que fueron habitadas por ingleses y las heridas aún no cicatrizadas de las cortas. Brota la alegría porque esta tierra es la patria del fandango y porque aquí se celebran también manifestaciones folclóricas, como romerías y cruces de mayo, que llenan el paisaje de palmas y colores, rituales y atavíos, carretas y caballos.

En el centro de la comarca se sitúa el municipio de Alosno, villa que se proclama la máxima cuna del fandango. Diversos edificios historicistas hermosean este caserío, sobre todo por las calles Nueva y Real.

Conviene detenerse aquí en la última a examinar los refuerzos metálicos que protegen las esquinas de las casas que nacen o desembocan en ella, un elemento carente de valor artístico, pero lleno de un exotismo que no se encuentra en ningún otro municipio.

La población de Tharsis muestra de forma muy visible las huellas dejadas por su estrecha vinculación con la minería. Nació en 1857 cuando la compañía francesa Cie. des Mines de Cuivre de Huelva construyó una serie de barracones para trabajadores. Y creció cuando en 1873 la británica The Tharsis Sulphur and Copper Company Limited, nueva propietaria de la explotación, amplió instalaciones y viviendas hasta alcanzar el número de 700.

Se sabe que, en 1880, la localidad tenía hospital e iglesia protestante, además de oficinas y casas para ingleses. En el caserío de Tharsis se advierte la dispersión propia de los enclaves mineros y se constata que todo gira alrededor de la extracción de la riqueza oculta en el subsuelo: el monumento al minero, el paseo alrededor de una corta, las casas de los ingleses, el ferrocarril de vía estrecha que transportaba el mineral a Corrales, la llamada chimenea gorda o el malacate.

Foto Vía: klados25

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos de Huelva


Deja tu comentario