El Claustro mudéjar del Monasterio de la Rábida

La historia del Descubrimiento de América en 1492 por parte de Cristóbal Colón siempre estará ligada al Monasterio de la Rábida. Situado a unos diez kilómetros de la capital onubense, este monasterio franciscano es una de esas visitas imprescindibles que debéis hacer si estáis por la ciudad. Hay tantos detalles alrededor de él, que os sorprenderá la visita.

Uno de los rincones que más me gustó de este monasterio fue su claustro mudéjar del siglo XV. En realidad el monasterio tiene dos claustros, pero este que os comento es el más hermoso y antiguo. Y tiene suerte de ser antiguo, tras el terrible terremoto de 1755, que apenas dejó en pie la estructura del monasterio.

Tiene un encanto genuino y especial, y recuerda mucho al claustro de San Isidoro. La planta baja es una galería de arcos de ladrillo, los originales del siglo XV. En la planta de arriba se añadieron más arcos en el siglo XVII, e incluso un cuerpo de almenas para defenderlo de posibles invasiones.

Cuando están en él imaginas que este claustro fue uno de los frecuentes lugares de paso de Cristóbal Colón días antes de embarcar rumbo al Nuevo Mundo. Precisamente hay una serie de dependencias que dan al claustro, y que tienen mucho que ver con el navegante. Una de ellas es la Sala de Conferencias, donde el fray Juan Pérez confesaba a Cristóbal Colón y este le daba a conocer sus proyectos y secretos allende los mares.

Otra de las salas que puede verse junto al claustro es el refectorio del monasterio. Allí se guardan tal vez las piezas más antiguas del recinto, como un crucificado del siglo XIII y una serie de cuadros y lienzos de la época.

También podéis subir a la segunda planta del claustro, y visitar la pequeña exposición con maquetas a escala de las carabelas colombinas, la Pinta, la Niña y la Santa María.

Este claustro mudéjar es sin duda uno de los monumentos más importantes de la historia de España y el Descubrimiento de América. Cuando lo visitas sin conocer su historia casi pasas sin más. Sin embargo, con conocimiento de causa, sorprende mucho más.

Foto Vía Carina en Ayamonte

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Huelva


Deja tu comentario