Cortegana, verde, blanca e histórica

CORTEGANA

Situado entre Aroche y Jabugo, en el oeste del Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la Sierra de Huelva, Cortegana es un pueblo con mucha personalidad. Con las típicas casas blancas que, acostumbrados a verlos rodeados de mar y tierra amarillenta, hacen un contraste tan sorprendente como bello con las verdes montañas que les rodea, Cortegana tiene en realidad pocas pero importantes cosas que ver.

Una de las cosas, turísticamente hablando, más importantes de Cortegana es el castillo, del cual se puede visitar el interior. Cuenta la leyenda que se ha transmitido boca a boca por estas tierras hasta nuestros días que esta fortaleza disponía de un pasadizo secreto desde el castillo hasta las aguas de Caravaña a través del cual se facilitaba la tarea de suministrar la ciudad en caso de asedio.

Sea verdad o mentira la leyenda, cualquiera puede ponerse a buscarlo entre sus 40 metros de longitud, alcázar y el patio de armas. Al estar reformado y modificado en numerosas ocasiones, este pequeño castillo ha cogido una curiosa forma. Si uno se fija bien, en uno de los torreones se puede ver una especie de hornacina con una Virgen de marmol fechada hacia el 1700.

Al lado del castillo, en un sitio con muy bonitas panorámicas podemos encontrar la popularmente llamada ermita de Santa María del Castillo. Aunque se sabe que data de las antiguas épocas medievales, actualmente está muy transformada y consta de una única nave.

Después del castillo podemos visitar la iglesia del Divino Salvador. Iglesia parroquial de Cortegana, data del siglo XIV y de estilo mudéjar. Aún así, al ser reformada durante el siglo XVI también tiene elementos renacentistas. La época barroca también deja su imprenta en el edificio. Dentro de la iglesia se guardaban numerosos retablos de belleza abrumadora, pero las numerosas contiendas sufridas en estas tierras han hecho que la mayoría desapareciera exceptuando uno, del siglo XVIII.

Así pues en Cortegana podemos encontrar, más allá de la tan admirable gente de estas regiones, un poco de historia y también bastante naturaleza. Si fuera por el paisaje, poca gente acertaría en ubicarlo en la provincia de Huelva, la cual está demasiado tachada como lugar amarillo y blanco y se dejan a menudo de lado sus bellos montes y prados verdes con el valor paisajístico que ello trae consigo.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cortegana


Comentarios (1)

  1. Carlos dice:

    Una maravilla de pueblo, visita obligada. En agosto hacen unas jornadas medievales que son geniales.

Deja tu comentario