La Saca de Yeguas, una tradición de ganaderos

Saca de Yeguas

Ya ha pasado el Rocío y los ganaderos deben reunir a las yeguas y potros para llevarlas hasta Almonte, para revisiones veterinarias y proceder a su marcaje debidamente. Esta actividad se hace desde hace siglos en Almonte, más exactamente a finales del mes de Junio de todos los años, y ha pasado de ser una actividad más para ganaderos a convertirse en un día especial para el calendario Almonteño. Una tradición centenaria conocida con el popular nombre de Saca de las Yeguas.

Estos animales que vivían salvajemente en las Marismas de Doñana deben se conducidos por los ganaderos montados a caballo cruzando toda la aldea del Rocio hasta Almonte. Allí serán tratados (les cortan la crin y la cola), marcados y posteriormente muchos de ellos vendidos y los otros devueltos a su lugar de origen, la marisma. Así se mantiene un recuento del porcentaje de caballos que hay en el lugar.

Toda esta tradición proviene desde que muchos caballos salvajes en la época estival abandonaban su hogar para irse a otro sitio y muchos encontraban su muerte al quedarse enganchados por sus crines largas en ramas, árboles, vayas, etc…

Desde entonces son una gran multitud de gente quien va a visitar ese día en concreto sobre las 13:00 del mediodía la aldea del Rocío para contemplar como un centenar de caballos cabalgan libremente todos juntos y ordenados seguidos por un ganadero que los va conduciendo por el camino adecuado.

Es tal la grandiosidad de la Saca de las Yeguas, que hay que ir bastante temprano para poder coger sitio y no quedarte sin poder ver nada de todo el acontecimiento. Lo más lamentable es que dura unas escasas horas, pero la espera merece la pena. Se estima más o menos que lleguen al pueblo a las 20:00 de la tarde. Así, calculando, durará unas 6 o 7 horas.

Lo recomiendo a todo aquel apasionado de los caballos, no le defraudará.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Almonte, Cultura y tradiciones


Deja tu comentario