Escacena y las Tejadas, corazón de Huelva

Escacena del Campo

Escacena del Campo se tiene a sí misma como cuna turdetana y tartésica, la cual queda cerca, si no al lado de Paterna del Campo. Situado en el Condado la visita a Escacena puede ser una buena opción si se quiere conocer la parte campesina de Huelva.

En Escacena del Campo podremos ver la iglesia del Divino Salvador, un templo con combinación de elementos mudéjares y barrocos que, además, aporta la originalidad del torreón almohade que forma el núcleo central del crucero.

Dentro del templo podremos ver una pila medieval gallonada, el retablo mayor, hecho en el siglo XVII y un retablillo más antiguo, de finales del XVI y dedicado a la Virgen de los Reyes. Hay que decir que en cuya mazonería se insertan tablas inspiradas en el romanticismo del siglo XVIII.

Al lado de Escacena, en una carretera que conduce a Aznalcóllar, a más o menos 5 kilómetros, podemos encontrarnos con Tejada la Nueva. Más que un pueblo o aldea, este núcleo urbano se configura de muñones de un antiguo recinto fortificado que rodea un cerro que surge de la vega. Según afirman los historiadores, la muralla se formó en dos fases distintas.

Por un lado están los sillares romanos procedentes del cercano yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja (que llega a tener 14 torreones rectangulares) y por otro lado, aprovechando los cubos y lienzos que ya existían, el cual fue configurado en la época almohade con una gran altura.

Si seguimos la carretera dirección “Coto Nacional de la Pata del Caballo”, un letrero nos señalará la salida hacia Tejada la Vieja. Una senda de tierra nos conducirá al lugar, que más o menos está a 2,5 kilómetros. El yacimiento tartésico se extiende a lo largo de más de seis hectáreas y ocupa una elevación estratégica que permite controlar todo el territorio de alrededor.

Desde el siglo VIII a.C. hasta el IV, este lugar fue un importante centro comercial y metalúrgico de la cultura tartésica. Una muralla de piedra caliza rodea el perímetro de lo que fue la ciudad, donde todavía se pueden vislumbrar los cimientos de las casas y el trazado urbano.

En fin, viajar a Escacena y a Tejada (tanto la nueva como la vieja), es viajar al corazón de Huelva, allá donde los restos pre-romanos y la cultura del campo se mezclan en una singular magia rodeado de amarillo. Otro mundo dentro del universo que significa Huelva.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Escacena del Campo, Pueblos de Huelva


Comentarios (2)

  1. Miguel dice:

    No estaría de más citar la procedencia de la foto. En este caso es mía y tenéis mi autorización para usarla, pero en otros casos el autor podría no estar de acuerdo con su uso sin su permiso.

  2. Carmen Marquez dice:

    Hola Miguel:

    Te pido disculpas por el olvido. Recuérdanos dónde tienes publicada esta imagen, por favor, y te añadimos un enlace en el artículo.

    Un saludo

Deja tu comentario