Ruta de la luz, rincones que no se perciben

mezquita de almonaster la real

La ruta de la luz que hace ya algunas semanas hemos comenzado, nos esconde sorpresas maravillosas, tan maravillosas que ni siquiera los encontraremos haciendo una visita explícita al pueblo. Es decir, la ruta de la luz parece que enfoca su luminosidad hacia lugares poco corrientes o tan evidentes que, a veces ni siquiera nos damos cuenta de que están ahí.

Es el caso por ejemplo del Puebla de Guzmán, lugar donde los lugareños alardean que desde la Peña del Águila se puede divisar el mar, y eso que está a más de 60 kilómetros en línea rectas. En tierras más bajas, en la Puebla de Guzmán se reducen las alturas de la sierra y se allana el camino hasta el mar que se puede divisar. Fue precisamente aquí donde a finales del siglo XV se erigió la hermosa ermita de la Virgen de la Peña.

La verdad es que el lugar es tan hermoso y rotundo que hasta dos vírgenes se aparecieron al unísono, de donde uno habitó para siempre en el lugar, Nuestra Señora de Piedras Albas y otra se trasladó al pueblo vecino de Villanueva de los Castillejos.

Siguiendo la ruta, nos toparemos con Almonaster la Real, lugar donde la mezquita se conserva como ejemplo único de la arquitectura del siglo X. Reutilizando material romano y visigodo, fácilmente apreciables en los pilares de las naves, el capricho de luces y sombras de su estructura se acompaña de un inquietante rumor continuo del agua de su fuente y canalillos. Desde el antiguo alminar o desde el borde de las murallas cristianas, se puede divisar una de las cotas más altas de la provincia, a saber, el de San Cristobal y los pequeños valles de las aldeas en las estribaciones de la ya granadina Sierra Morena.

En Alájar podremos disfrutar de una evidente sonoridad musulmana, pues aquí se levanta La Peña de Nuestra Señora de los Ángeles, uno de los raros y misteriosos eremitorios del suroeste andaluz. No obstante, el que realmente dio fama a este lugar fue el humanista Benito Arias Montano, el cual lo eligió para sus retiros espirituales y una extraña suerte de meditaciones tal como lo escribe en alguna de sus obras. El conjunto urbano de Alájar está considerado como conjunto histórico artístico.

En fin, vemos que la ruta de la luz nos sigue sin defraudar y pese a que poco a poco llegamos a nuestro final, la ruta todavía nos tiene rincones que enseñar tal como veremos en próximos posts.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos de Huelva, Rutas Turisticas


Deja tu comentario