La turma, la seta del Andévalo

Turmas

Griegos y romanos las bautizaron como «hijas del trueno», porque cuanto más llovía, más veían. Hoy os hablamos de uno de los productos típicos de la Comarca del Andévalo, porque sólo se encuentra entre sus montes, y cuando el invierno comienza a dejar su paso a tiempos más cálidos.

Hoy hablamos de la turma, una seta típica de esta provincia de Huelva, también conocida con diversas denominaciones como patata de tierra, criadilla de tierra o trufa blanca, aunque no debemos confundirla con la famosa Trufa Blanca de la región italiana del Piamonte, que está considerado como uno de los manjares más caros del mundo por su escasa producción.

Tan importante es este producto para la comarca, que desde hace varios años se celebra en la localidad de El Almendro la Feria Gastronómica del Andévalo, en la que la turma y las diferentes formas de prepararla son los auténticos protagonistas del evento.

Al igual que los gurumelos y la Feria del Gurumelo de Paymogo, la turma se está consolidando como un importante aporte económico de la comarca, y es que, al tratarse de una seta poca común, no fácil de encontrar, y que encima no se pueden cultivar, sus precios se disparan en los mercados, llegando a alcanzar el kilo de la misma más de 20 euros de precio.

Comer se pueden comer de mil una formas. Empezando con el arroz con turmas, que es el plato más tradicional de la zona, esta seta se puede combinar en el acompañamiento de carnes y pescados. También se pueden usar como ingrediente en una tortilla o en un riquísimo revuelto con gambas de Huelva y jamón de Jabugo, en un plato 100% de origen onubense.

Si pensabas que la afición por la micología era sólo cosa de nuestros vecinos del norte de España, pues estabas equivocado. La provincia de Huelva tiene una gran variedad de setas en sus bosques y montes, y de entre todas ellas, la turma está en uno de los pedestales de la buena cocina.

Foto Vía Europa Sur

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía


Deja tu comentario