Las esesitas, dulce típico de Calañas

Esesitas

Si hay un dulce típico y propio de la localidad de Calañas esas son las esesitas. Así se llaman a este dulce que son tan propios de aquí que sólo algunos calañeses conocen exactamente una receta que se pasa de unos a otros y que ha perdurado en el tiempo tan solo mediante la tradición oral.

Los ingredientes principales de este producto de repostería son harina, huevos, clara de huevo, azúcar, aceite de oliva y matalauva. Una mezcla que va perfectamente amasada, moldeada y horneada hasta 3 veces. El problema es que sólo unos pocos saben qué cantidad de cada ingrediente necesita esta masa, y cada cual sabe que punto de sabor darle a su receta.

Por tanto, estamos hablando de uno de los secretos mejor guardados de Calañas. No son muchas los pasteleros que se atreven a elaborar aún de forma artesanal, sin aditivos ni conservantes, este dulce que puede tener una antigüedad de más de 500 años.

El resultado final son las esesitas, con una forma peculiar que dicen, se asemeja a la cornamenta de un ciervo. El dulce va pintado con lustre, o sea, una mezcla de clara de huevos y azúcar montadas al punto de nieve. Esta parte es el proceso más laborioso, pues la esesitas se tienen que decorar una por una.

La mejor época para probar este dulce típico, y ya de paso zambullirte de lleno en las costumbres y tradiciones de este pueblo de la Comarca de El Andévalo, es durante la Pascua, y principalmente durante la Romería de Nuestra Señora Virgen de la Coronada. En este festejo patronal, que se celebra justo después de la Semana Santa, no faltan las esesitas en las cestas que portan los romeros camino de Sotiel Coronada junto a otros dulces como los roscos de pan duro.

Siempre te queda la opción de acercarte cualquier otro día de primavera a algunas de las pastelerías de la localidad, como la Pastelería Loiba o la Panadería La Calañesa, y disfrutar de este dulce que, repito, sólo encontrarás en Calañas.

Foto Vía Huelvapedia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomía


Deja tu comentario